El gobierno del PP en Guadalix pretende dilapidar el patrimonio municipal del suelo - la 'joya de la corona' que pertenece a todos- para "sanear" su pésima gestión económica y sus pretensiones desproporcionadas para un año pre-electoral

EL PROBLEMA DE FONDO:

El vorágine de la construcción especulativa de los últimos años en Guadalix nos ha dejado con un aumento repentino de nuestra población de un 65% en solo 5 años, todos con unas demandas y necesidades perféctamente legítimas (desde el suministro garantizado del agua, un centro de salud hasta un nuevo colegio público, un IES o una escuela de música, etc.), pero no previstas por los sucesivos gobiernos municipales.

Este vorágine de la construcción tampoco ha sido positiva para las cuentas municipales, tal como se ve en la tabla a continuación. Al contrario del tópico esgrimido por los defensores del urbanismo especulativo, la construcción solo constituye una pequeña parte de los ingresos a las arcas municipales, y de hecho, cuando se ralentiza, como es el caso de este año, su contribución proporcional incluso disminuye mientras el gasto municipal no para de aumentar, obligándonos a permitir más urbanizaciones para saturar aún mas nuestras infrasestructuras. Como remedio a todo esto, IU lleva proponiendo desde hace muchos años, la diversificación del tipo de industria asentada en nuestro municipio, una propuesta nunca tomdada en serio por ningún grupo político convencional, todos habítualmente relacionados directa o indirectamente con la construcción.

2004 (€)

2005 (€)

2006 (€)

Cambio 2004-2006

Gastos total

7.193.470

7.317.545

10.261.661

+42%

Ingresos urbanísticos (IBI + licencias de construcción)

1.046.594*

1.177.187*

1.180.024

+12%

IBI+licencias como % del gasto

14%

16%

11%

-21%

Enajenación de terrenos municipales

162.256

877.327

3.483.722

+2047%

* Aún faltan por cobrar un 25% de las licencias del 2004 y un 30% de las del 2005).

Las consecuencias.

Como consecuencia de esta política insostenible del gobierno municipal del PP, para hacer frente a sus agujeros contables tengan que dedicarse a dilapidar el patrimonio público, aunque para ello deban saltarse la legalidad vigente, ya que, como explicamos muy detalladamente en nuestras alegaciones, un Ayuntamiento no puede vender el patrimonio público del suelo para cubrir gastos tales como los que pretende este (equipos informáticos, asfaltado de calles, reposición de inmobiliara viaria, entre otros conceptos).

Ya en 2005 IU rechazó los presupuestos con argumentos técnicos muy sólidos –aún sin rebatir-. Este año 2006 lo hemos hecho lo propio en dos ocasiones pero en la tercera no ha sido posible. Pues bien, con la presentación de alegaciones IU únicamente pretende hacer uso del derecho legal que asiste a cualquier ciudadano, aunque, en este caso, sea previo a la denuncia ante los tribunales de las irregularidades que hemos detectado, que de no resolverse internamente en el Ayuntamiento, sin duda acabaremos presentándolas en el juzgado.

Otros documentos relevantes:

Otros detalles curiosos de la versión III de los presupuestos:

Volver arriba
Volver a la página principal