IU-Los Verdes

La Reforma Electoral del PP

La reforma electoral del PP que pretende llevar a cabo, es la última frontera de la derecha española:
tras el golpe económico a raíz del prolongado "austericidio" y el golpe a los derechos civiles de la Ley Mordaza, el Golpe de Estado a la democracia municipal.


• Quieren hacer desaparecer el control democrático del Pleno Municipal sobre la acción del Alcalde, reconvertido en cacique; hacer desaparecer las voces alternativas en las trascendentales decisiones de la política municipal; consolidar la red clientelar y corrupta tejida por el PP en sus instituciones, sin testigos.
• La reforma electoral que el PP propone para los Ayuntamientos quiere acabar con la democracia en nuestros pueblos y ciudades: quiere acallar la voz de todo aquel vecino, vecina, concejal, concejala o partido que no sea el mayoritario.
• Tras el ataque a nuestro bienestar, robándonos servicios sociales, empeorando nuestras condiciones de trabajo, eliminando nuestros derechos civiles, quitándonos posibilidades de protesta y criminalizando el levantar la voz, haciéndonos cada vez más difícil la vida, ahora van a por nuestra democracia: es un Golpe de Estado.
• Esta reforma no supone regenerar nuestra democracia, sino más bien “degenerarla”: acaba con la pluralidad y enroca al poder municipal sobre sí mismo, convirtiendo los Ayuntamientos en organismos opacos y poco democráticos.
• Tras esta decisión se esconde un objetivo oculto: no perder el poder de los Ayuntamientos ahora que los vientos no soplan a su favor; mantener, a toda costa y modificando las reglas en el último minuto, su cuota de poder, así como la red clientelar que el PP ha establecido en algunas administraciones como la trama Gürtel que han tejido en las comunidades de Valencia, Madrid, Palma de Mallorca y un largo etcétera de localidades.
• Porque haciendo la lectura de los resultados de las elecciones europeas y de los sondeos electorales el PP sabe que en 2015 perderá muchas alcaldías, mucho poder político y medios económicos y humanos. Para evitarlo cambia el sistema electoral posibilitando que los grupos políticos del bipartidismo pongan alcaldes teniendo en contra a la mayoría del electorado. Así,  lo que pierde en las urnas lo quiere ganar con trampas electorales antidemocráticas, modificando las leyes sin consenso y a falta de unos pocos meses para la cita electoral,  garantizando  que gobiernen sus alcaldes en contra del voto  mayoritario de la izquierda alternativa  social.
• Que nadie vea, que nadie pregunte, que nadie conozca, que nadie controle, que nadie critique lo que se hace en cada Ayuntamiento, y se conviertan estos en cortijos al servicio del cacique local.

¡Defiende la democracia, defiende la voz de la gente!
La reforma electoral del PP secuestra nuestra voz!

En Izquierda Unida  defendemos la democracia local  y estamos en contra de este pucherazo electoral porque…

1. Este país necesita en las instituciones menos política presidencialista y más representatividad ciudadana.
2. Los Ayuntamientos son la administración más cercana y a la que más fácilmente se puede controlar por la ciudadanía. Esto es lo que quiere evitar el PP.
3. El sistema electoral municipal es el más semejante a la equivalencia de 1 persona = 1 voto en el sistema electoral español. Por tanto, es el que más se aproxima a la representatividad y proporcionalidad ideal en una democracia.
4. Primar al candidato o candidata de la lista más votada que no haya tenido la mayoría absoluta en las urnas, otorgando además un plus de concejales, no es precisamente proporcional ni democrático.
5. El Pleno Municipal es el lugar donde los partidos, asociaciones vecinales, organizaciones no gubernamentales, pueden fiscalizar y conocer, preguntar y proponer, las acciones de Gobierno. Por ello, es necesario un Pleno plural, abierto, participativo y transparente. Por tanto, no puede estar monopolizado y en manos de un  partido con una minoría de apoyo social.
6. Las comisiones informativas y los mecanismos de destitución a través del Pleno son las únicas garantías de información o regeneración contra la corrupción y prácticas abusivas. Por ello, un Ayuntamiento sin oposición será un Ayuntamiento sin acceso a la información, sin instrumentos de control posibles para la ciudadanía, blindado para el alcalde de turno que se convertirá en un gobierno caciquil.
7. En la democracia local reside el principio de soberanía del pueblo: los propios vecinos y vecinas organizados.
8. Más transparencia, más participación, más pluralidad, es lo que hace falta para regenerar la vida política española, y no menos ojos y menos voces que puedan ver y denunciar.
9. Lo que la ciudadanía está pidiendo es una democracia más participativa y mayor control sobre los cargos públicos. Lo que plantea la reforma partidista del PP es justo todo lo contrario.
10. Con más democracia en los Ayuntamientos, con más participación ciudadana,  tendremos  mejores servicios y el dinero público estará al servicio de las personas y no  de la especulación y de la corrupción.
11. Esta propuesta del PP no es reclamada por la ciudadanía, ni la necesita nuestra democracia. Si quieren regeneración democrática que empiecen  en las Diputaciones Provinciales, nido de tráfico de influencias y clientelismo, ahí es  donde se deben aplicar los principios democráticos para evitar la elección a dedo de su presidencia.

Volver arriba Volver a la página principal Invitamos contribuciones y comentarios a estos y los demás temas municipales. Contactos directos: iu@guadalix.org Concejal: concejal@guadalix.org Coordinador: coordinador@guadalix.org