Plenos ordinarios:
solo 6 en los 2 últimos años en vez de los 24 acordados

Al inicio de esta legislatura, los concejales acordaron celebrar un Pleno Ordinario en el primer jueves de cada mes, y convocar los Plenos Extraordinarios en casos excepcionales.

Una diferencia fundamental entre los dos tipos de Pleno es que en los Ordinarios, las/los concejales de la oposición pueden presentar sus propias mociones y interrogar al gobierno sobre cualquier tema, mientras que en los Extraordinarios, solo se permite el debate de los temas que propone el gobierno.

La negativa del Alcalde o Presidente a celebrar sesión ordinaria en la fecha prefijada lesiona el derecho fundamental de participación en los asuntos públicos amparado en el artículo 23 -CE. Y así, la jurisprudencia del Tribunal Supremo tiene declarado, en Sentencia de 9 de junio de 1988, lo siguiente:

"En virtud de los dispuesto en el artículo 23 de la Constitución, los concejales tienen el derecho a ejercitar las facultades que a su cargo corresponde y, entre ellas, la de intervenir en las sesiones plenarias proponiendo, discutiendo y votando acuerdos, por lo que la negativa, expresa o tácita, a convocar sesión plenaria impide a los Concejales el ejercicio de ese derecho fundamental.

La actitud de la Alcaldía Presidencia del Ayuntamiento negándose a celebrar la sesión ordinaria del Pleno Municipal constituye un obstáculo al derecho que los ciudadanos tienen, en este caso por medio de sus representantes legítimamente elegidos, a participar en los asuntos públicos, pues no existe obstáculo mayor que negar a unos Concejales, bajo la aparente justificación de no tener ultimados o plenamente estudiados los asuntos a tratar, la posibilidad de promover la actuación de los órganos a través de cuyas decisiones se desenvuelve la vida municipal, máxime si como en el presente caso acontece, hay establecida una periodicidad fija y determinada para las sesiones ordinarias (una cada tres meses a celebrar el segundo viernes hábil de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre, y si és es inhábil el día siguiente que no sea sábado ni víspera de fiesta) acordada previamente, por lo que la sentencia apelada, al estimar que la no convocatoria ordinaria del pleno del Ayuntamiento en la fecha prevista conculca el derecho fundamental contenido en el artículo 23 de la Constitución ha de reputarse acertada".

 

Enviarnos una carta por correo electrónico a
iu@guadalix.org
o a nuestro Concejal:
concejal@guadalix.org